25.7.17

arroba

el país

Bulgaria. 1345. Un escribano cierra un párrafo con el habitual “amin” -amén-, pero da un toque especial a la “a” y convierte esta página en el escenario de una de las primera @ de la historia. Que sepamos. Pero -aviso a navegantes- lo que sabemos de este manuscrito eslavo es, por suerte o por desgracia y hasta donde hemos podido averiguar, obra de la profana Wikipedia.

En cualquier caso, las arrobas de los “amin” bizantinos no parecían tener mayor uso que el de una simple floritura cuando el escribano se ponía estupendo. El nacimiento de este símbolo con un significado propio se vincula, según una de las teorías más extendidas, a la unidad de medida homónima.

Pasaporte árabe

Una arroba de pepinos equivalía allá por el siglo XV a unos 12 kilos de estas cucurbitáceas (sí, pepinos). El término (…) tiene origen árabe. Rub significaba, en la versión clásica de la lengua, “una cuarta parte”. La variante hispánica, arrúb, guarda mayor similitud con su tataranieta.

(…)

…la primera @ de la que tenemos noticias habita en un documento aragonés de 1448: la Taula de Ariza. Este documento, hallado por el historiador y periodista zaragozano Jorge Romance en 2016, no es más que un registro aduanero de las mercancías que pasaban del reino de Aragón al de Castilla y viceversa.

(…)

Este registro quitó el puesto a la que hasta entonces se había considerado la primera aparición del símbolo @. La arroba escrita en Sevilla el cuatro de mayo de 1536 por el puño florentino del comerciante Francesco Lappi, que había saltado a los titulares en el 2000, cedió el trono a la aragonesa.

¿Y la @ moderna? Tardó en llegar. Ni siquiera logró hacerse un hueco en las primeras máquinas de escribir. El símbolo de internet, la piedra angular de Twitter -que conquistaría las demás redes-, el mal empleado comodín del género permaneció en el olvido hasta que un ingeniero de 29 años tuvo la necesidad de usar un caracter poco conocido. "Necesitaba una letra que no apareciera habitualmente en los nombres de usuario o de los servidores de los ordenadores", explicaba Ray Tomlinson a Computer World en 2007.

El feliz desenlace de este brete fue la llegada de la arroba (@) al centro del correo electrónico. Corría el año 1971 y Tomlinson, fallecido en 2016, ni se acordaba del contenido de su primer correo, enviado a tomlinson@bbn-tenexa.

(…)

MONTSE HIDALGO PÉREZ
“Érase una vez la @”
(el país, 24.07.17)

24.7.17

el ataúd de san martín

la nación

Desde su muerte, en agosto de 1850, y durante once años, el cuerpo embalsamado de José de San Martín descansó en una de las capillas de Notre-Dame de Boulogne. En 1861, cuando los Balcarce San Martín se mudaron a Brunoy, en las afueras de París, la hija del prócer resolvió llevar con ellos el féretro de su padre para que fuera ubicado en la bóveda de la familia. Y comenzó a plantearse el tema del traslado de los restos a la Argentina, cumpliendo con la voluntad póstuma del militar, ya que en su testamento había expresado: “Desearía que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires”.

El 25 de febrero de 1878, centenario del nacimiento del prócer, se realizó un tedeum en la Catedral porteña que concluyó con la colocación de la piedra fundamental del mausoleo donde descansarían los restos, encargado al escultor francés Auguste Carrier Belleuse. Avellaneda, Mitre, Quintana y el obispo Aneiros, entre otros, participaron del acto simbólico colocando mezcla en la obra con una cuchara de plata.

El 21 de abril de 1880, el ataúd fue transportado de Brunoy a París (35 kilómetros), donde se lo cargó en un tren especial rumbo al puerto de El Havre. Una vez en la ciudad portuaria, lo depositaron en forma transitoria en la Catedral, antes de embarcarlo en el Villarino, un buque de guerra que había sido encargado a un astillero británico.

El Villarino soltó amarras el 22 de abril y arribó a Montevideo el 20 de mayo. Fue recibido con una salva de 21 cañonazos. Una carroza tirada por seis caballos llevó el féretro a la Catedral, cubierto por las banderas de Uruguay, Chile, Perú y la Argentina. Cuando partió por la tarde, la banda militar uruguaya ejecutó el Himno Nacional Argentino, mientras que desde el Villarino, los músicos argentinos interpretaron la canción patria de Uruguay.

Durante una semana, el buque se mantuvo en la costa de Catalinas (en esa época, la playa llegaba hasta lo que es hoy la plaza Fuera Aérea, vecina de la estación Retiro), escoltado por decenas de buques de la Armada. El 28 de mayo tuvo lugar la ceremonia principal. Los integrantes de la Comisión de Repatriación colocaron la bandera del Ejército de los Andes sobre el ataúd, más dos coronas: una con palmas de Yapeyú (ciudad natal del prócer) y otra con gajos de pino de San Lorenzo (bautismo de fuego de los Granaderos a Caballo). El cajón, depositado en un bote fúnebre, fue desembarcado en las costas de Retiro. La bienvenida estuvo a cargo del ex presidente Sarmiento.

Cargado de flores que le lanzaban, el féretro fue escoltado hasta el monumento del Libertador, en Plaza San Martín. Luego de un emocionante discurso del presidente Avellaneda, el cajón fue colocado en una carroza fúnebre (réplica de la que transportó el cuerpo de Wellington a la Catedral de Londres en 1852). El cortejo marchó por la calle Florida hasta la Plaza de Mayo y el ataúd fue depositado en la nave central de la Catedral Metropolitana.

El pueblo le rindió tributo durante veinticuatro horas. Al día siguiente, a las dos de la tarde, se lo ubicó en el mausoleo. Suele decirse que los restos de San Martín yacen en el exterior del perímetro de la Catedral, en una capilla construida afuera de la nave central, porque era masón; dando a entender que la Iglesia no aceptaba que descansara bajo su custodia. Raro comentario, si se tiene en cuenta que los despojos del Libertador estuvieron en Notre-Dame de Boulogne, la iglesia parroquial de Brunoy y las catedrales de El Havre, Montevideo y Buenos Aires. Sí, en cambio, resulta curioso la forma en que ha quedado dispuesto el ataúd.

El tamaño del cajón era grande para el espacio asignado en el mausoleo. Por ese motivo, el féretro que contiene el cuerpo embalsamado del prócer, y que hoy reclaman las ciudades de Yapeyú y Mendoza, fue colocado en forma inclinada, de la manera que la vemos en la ilustración que fue publicada por el Instituto Nacional Sanmartiniano en 1947. Así se mantiene desde el 29 de mayo de 1880.

DANIEL BALMACEDA
“La extraña posición de los restos de San Martín”
(la nación, 18.07.17)

22.7.17

algo de roberto “fats” fernández



sueños de mi ciudad


gricel


yo quería ser feliz


oblivion (con la Mega Big Band)


algún día te arrepentirás


naranjo en flor

21.7.17

protegiendo trabajadores, no empleo

wikipedia
En el blog “Foco Económico”, se publicó una entrevista (anteriormente publicada por el diario “El Mundo”) al Nobel de Economía, Jean Tirole con una serie de reflexiones sobre el futuro de la economía mundial y el impacto de la tecnología en el empleo. Vale la pena leerlo. Extractamos de esa nota, algunas reflexiones del economista francés.

(…)

Si no entendemos los sesgos cognitivos, será difícil comprender por qué la gente hace ciertas cosas: por qué postergamos nuestros deberes (procrastinar), o lo relativo al consumo de alcohol, los ahorros…

(…)

…los inmigrantes no roban el trabajo. La gente no lo entiende porque cree que hay una cantidad limitada de empleo. A corto plazo, puede ser que haya una cantidad limitada de empleo, al igual que a corto plazo hay una cantidad limitada de libros. Pero, los países que tienen inmigrantes, no poseen un alto nivel de paro. EEUU, Escandinavia, Gran Bretaña y Alemania tienen muchos inmigrantes y bajas tasas de desempleo.

(…)

…hay parte de EEUU que se ha vuelto muy rica y con elevados ingresos, pero los pobres sólo han tenido un incremento salarial del 6% en muchos años. La globalización ha hecho más rica a EEUU en general, pero ha sido desigual. Si alguien pierde su puesto de trabajo en el Medio Oeste, no va a encontrar un empleo parecido en un entorno parecido, sino que se tiene que trasladar a otro sitio, y cambiar de empleo. Eso ha creado descontento. Trump ha explotado ese descontento, ofreciendo las soluciones equivocadas.


(…)

Yo soy partidario de la globalización, porque ha sido buena en general, pero no hemos prestado suficiente atención a los perdedores de esa globalización. Y los populistas lo están explotando de una manera equivocada.

(…)

Venezuela es exactamente la forma más equivocada de hacer las cosas. Debería ser un país muy rico pues tienen las mayores reservas de petróleo del mundo, y es un país relativamente pequeño con 30 millones de habitantes.

(…)

si usted escoge las políticas equivocadas puede empobrecer el país. Eso sucede con Corea del Norte y Sur. Sucedió con Alemania del Este y del Oeste. No es una diferencia de ingresos del 10% entre uno y otro. Es una diferencia bestial. En Francia hay gente que piensa que Venezuela es un modelo, y eso me extraña: no saben lo que realmente pasa allí. No ven lo que está detrás del telón.

(…)

Si eres taxista, hay dos formas de reaccionar ante Uber. O tratas de competir con Uber y ser más eficiente -y es lo que tratan de hacer los taxistas en París-, o bien bloqueas las calles sin cambiar tus costumbres -que es lo que están haciendo en Toulouse-. Me gusta el servicio de Uber porque es muy bueno. Claro que hay que nivelar algunas cosas con los taxis, como tener el mismo régimen de cotizaciones a la Seguridad Social. Pero es verdad que el servicio de taxis en Francia es muy malo, caro, de baja calidad y algunos te engañan.

(…)

La pregunta crucial es cómo la economía digital va a cambiar tu trabajo y el mundo. Está cambiando todo. Tu empleo y el mío. Eso no es nuevo. Siempre ha habido una preocupación por el impacto de la tecnología en el empleo. Pero, antes, ese impacto era relativamente lento. Ahora es que lo hace muy rápidamente.

(…)

…los trabajos están cambiando muy rápidamente. Por ejemplo, con la genética, los tests de sangre y las computadoras, vamos a tener diagnósticos médicos muy precisos. ¿Cómo va a ser el empleo del médico en 10 años? Completamente diferente. El trabajo de un profesor va a ser diferente. Quizá yo pierda mi trabajo como profesor en cinco o 10 años. Tenemos que prepararnos. Y aquí es donde surgen las soluciones buenas y malas. La mala es tratar de proteger los empleos. Como digo en mi libro, hay que proteger a los trabajadores, no a los empleos. Hay que proteger a la gente. Porque los empleos van a cambiar en el futuro. Hay que proteger a los trabajadores dándoles seguridad social, por supuesto, y además entrenamiento, educación… Creo que no invertimos lo suficiente en educación. Hay que tener una formación permanente, para que la gente aprenda nuevas habilidades. Y las tenemos que aprender todo el tiempo.

(…)

La educación también va a cambiar. Tendremos que enseñar a la gente cómo aprender más, y quizá no darles tanto conocimiento. En la Wikipedia ya puedes encontrar conocimiento. Incluso un médico con determinado software puede aprender genética y hacer tests. El conocimiento es algo menos importante, porque ya es accesible a todo el mundo inmediatamente a través de los ordenadores. Pensar es más importante. La manera en que pensamos, la manera en que adaptamos nuestro conocimiento para crear nuevas habilidades, es más importante. Tendremos que reentrenarnos todo el tiempo. No es fácil

(…)

Enseñar conocimiento es muy fácil pues basta con que les leas tus papeles en clase. Pero, créame: no es nada fácil enseñar cómo pensar. Los profesores no están preparados para eso, pero es muy importante

(…)

A escala global, vamos a ser más ricos, con mejores servicios sanitarios, vamos a vivir más… Piense en los motores de búsqueda, los GPS de Waze, internet en general. Vamos a tener mejor tecnología que nos va a ayudar a combatir el envejecimiento y va a lograr el incremento de la riqueza en general. Pero habrá consecuencias con las que vamos a tener que lidiar: una de ellas es que se va a incrementar la desigualdad. Tanto dentro de los países, como entre países. Dentro de los países porque habrá una mayor demanda de las personas preparadas. Y entre los países, porque el talento se mueve de un país a otro. Eso es algo preocupante. Si se fija en las grandes nuevas firmas -Google, Apple, Microsoft-, todas ellas son inmensamente ricas, y con empleados ricos: el salario medio en Facebook es de dos millones de dólares al año. Y están todas en EEUU. Los que inventan cosas en otros países, hablan inglés y son globales. El peligro es que toda esa creatividad e innovación vaya a irse a unos pocos países.

(…)

Entrevista de CARLOS SALAS a JEAN TIROLE
“Entrevista a Jean Tirole: ‘Hay que proteger al trabajador, no al empleo’”
(foco económico, 16.07.17)

20.7.17

los que ya no están: kimberley athletic club

amateurismo en colores

La leyenda cuenta que un grupo de socios del Club Platense se retiraron de la institución en desacuerdo por la elección de las camisetas para jugar al fútbol. Ellos preferían, en vez de camisestas, utilizar camisas como todo “caballero del sport” que se precie de tal. Uno de esos hombres era Julio Pianarolli que, después de fundar Platense, se retira con amigos y familiares para fundar, el 4 de agosto de 1906, el Kimberley Athletic Club.

En ese año, un combinado sudafricano estaba de gira por estas tierras. No es de extrañar que el equipo africano aportara su granito de arena para la elección de ese nombre: Kimberley es una ciudad sudafricana célebre por sus minas de diamantes.

Kimberley deambuló por los torneos de la segunda división de esos años, hasta que una circunstancia fortuita lo arrojó a competir en la división máxima durante un puñado de años. En 1912, se formó una liga de fútbol disidente de la Asociación Argentina de Football que comandaba el fútbol local. La nueva liga, , la Federación Argentina de Football, motorizada por Gimnasia y Esgrima de La Plata, Porteño y Estudiantes de La Plata, promovió a varios equipos del ascenso, entre ellos a Kimberley A. C.. Otros nombres acompañaron a Kimberley en esta aventura: Argentino de Quilmes, Atlanta e Independiente, entre otros.

En su cancha en Monroe y Ceretti, en Villa Urquiza, Kimberley A. C. jugó su primer torneo en la Primera de la flamante Federación, saliendo séptimo entre ocho equipos: ganó 2 partidos, empató otros dos y perdió los restantes 10 (sólo el Sportiva Argentina tuvo un peor desempeño, perdiendo todos los partidos disputados).

El 14 de julio de ese año, Kimberley debutó con una derrota de visitante, 3 a 0, ante el Independiente de Avellaneda; una semana después, perdió 3 a 1 de local con Argentino de Quilmes. El primer triunfo vino el 25 de agosto, goleando 5 a 0 al débil Sportiva Argentina.

Al año siguiente, Kimberley salió cuarto, en un torneo de diez equipos (que volvió a cerrar sin triunfos, Sportiva Argentina que por lo menos logró empatar dos encuentros). Delante, los dos equipos de La Plata y Argentino de Quilmes; detrás, rivales como Independiente, Tigre, Porteño o Atlanta. De este campeonato, Kimberley rescató el triunfo ante el campeón, Estudiantes de La Plata.

En 1914, la Federación logró juntar ocho equipos (dos fueron relegados durante la competencia) y en el torneo que ganó Porteño, Kimberley se ubicó nuevamente cuarto, con 5 triunfos, 2 empates y 7 derrotas. Su mayor éxito (seguramente el más grande de su historia) fue el 7 de junio: 1 a 0 ante Independiente, como visitante del Rojo.

Un año después, se zanjaría la división en el fútbol argentino. Ya formando parte del campeonato de la Asociación Argentina de Football, Kimberley A. C. jugaría su último año en primera división: 22 entre 25 equipos. Se iría al descenso junto a Defensores de Belgrano, Comercio y Floresta. Kimberley sumó 14 puntos, producto de 5 triunfos y 4 empates; Atlanta, el último equipo en salvarse, sumó sólo un punto más. Kimberley jugó su último partido en primera, el 19 de diciembre, perdiendo de local con Racing Club de Avellaneda que terminaría siendo el campeón.

Kimberley siguió jugando en las divisiones de ascenso hasta la llegada del profesionalismo, donde se desafilia de todos los torneos de la AFA.

Ya en su sede en Joaquín V. González 3238, en el límite entre Devoto y Villa del Parque, Kimberley continuó con su vida social, con la actividad amateur de entrecasa.

En 2006, al cumplirse el centenario de su fundación, Kimberley regresó al fútbol, pero a los torneos del Fútbol de Salón. Y en esa especialidad, conseguiría los palmares que no obtuvo en el fútbol grande, saliendo campeón del Futsal en 2015 y 2016.

todo futsal
FUENTES:

http://bacn.com.ar/cuando-kimberley-jugaba-en-primera-division-de-cancha-de-once/

http://www.diarioz.com.ar/#!/nota/historia-y-presente-futboleros-en-villa-devoto-25608/

http://www.globopedia.com.ar/2012/01/kimberley-el-celeste.html

http://www.rsssf.com/tablesa/arg-names.html

http://amateurismoencolores.blogspot.com.ar/search?updated-max=2011-05-26T19:09:00-07:00&max-results=7&reverse-paginate=true

http://www.ole.com.ar/futsal/historia-Kimberley-Atletico-Club_3_1652264781.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Federación_Argentina_de_Football

19.7.17

en base tres

cultura científica

(…)

…se han encontrado muy pocos ejemplos de “pueblos primitivos” que utilizaran un método de contar basado en el número tres, aunque alguno hay, en particular, en la zona de Nueva Guinea.

La lengua Ámbulas, que es una de las pertenecientes a la familia de lenguas Ndu de Papua Nueva Guinea, tiene unos 44.000 hablantes de la zona de Maprik (…). Tiene tres dialectos, uno de ellos el Wingei, que es del que vamos a hablar aquí.

Los números en Wingei se cuentan, esencialmente, en grupos de tres, aunque en el relacionado dialecto Maprik de la lengua Ámbulas se utiliza la base cinco.

(…)

La palabra para el número “seis” es “taabak”, que es la palabra para designar la mano, luego en la lengua Ámbulas la mano se ve como una entidad de seis elementos. Esto quizás, es una especulación, sea debido a que cuentan en la mano cada uno de los cinco dedos, así como la propia mano. (…)Para los números 7, 8 y 9 se suman los números básicos 1, 2, 3 al número 6. Así, el número “ocho” se dice “taabak kaayek vétik”, algo así como “seis más dos”, el número “nueve” es “taabak kaayek kupuk”, mientras que el número “siete” se dice solo “taabak kaayek”, en lugar de la expresión lógica “taabak kaayek nawurak”, como si se sobreentiende que se suma una unidad, ya que se suma algo.

La palabra para el número “doce” es dos manos o dos veces seis, “taaba vétik”. Y a partir de esta palabra se generan las palabras 10 y 11 al restarle 1 o 2. Así, la palabra para “diez” es “vétik taaba vétik”, es decir, 12 “taaba vétik”, menos (al colocarla por delante, como en los número romanos) 2 “vétik”, y la palabra para “once” es “nawurak taaba vétik”. Y así se puede seguir contando hasta el número 24. Y para el número “veinticuatro”, ya que no se puede decir cuatro veces seis, se utiliza una nueva palabra en Wingei, es “nawura mi”, cuya etimología no está clara.

(…)

Otro ejemplo de pueblo que utiliza un sistema en base tres son los Waimiri Atroari, o Kinja (como se autodenominan), en la zona del Amazonas en Brasil, que está casi completamente desaparecido como consecuencia de su oposición al progreso que se estableció en su territorio (la construcción de una carretera o la instalación de algunas empresas, minera e hidroeléctrica) (…).

Los Waimiri Atroari tenían un sistema en base tres para contar hasta nueve, que era “tres tres tres”. Las palabras para los números eran:

“uno” (1) = awenin (o awini, awinini);

“dos” (2) = typytyna;

“tres” (3) = takynyna, takynynapa;

“cuatro” (4) = typytypytyna (algo así como el doble de dos, ya que había una repetición, algo así como en el método de contar por pares), o también, takynynapa awenini (que es el más lógico “tres más uno”);

“cinco” (5) = takynynapa typytyna (3 + 2);

“seis” (6) = takynynapa takynynapa (3 + 3);

“siete” (7) = takynynapa takynynapa awenini (3 + 3 + 1);

“ocho” (8) = takynynapa takynynapa typytyna (3 + 3 + 2);

“nueve” (9) = takynynapa takynynapa takynynapa (3 + 3 + 3).

Para terminar, la lengua Bukiyip, otra lengua de Papua Nueva Guinea (de las montañas Torricelli), también conocida como Arapesh de las montañas, que dispone de dos sistemas para contar, uno en base tres y otro en base cuatro, y cual de ellos se utiliza depende de cuales sean los objetos que se cuente. Así, para contar cocos, boniatos pequeños, fardos de leña, días, huevos, pájaros, lagartos, peces, árboles del pan, arcos o flechas se utiliza el sistema en base tres, mientras que el sistema en base cuatro se utiliza para contar nueces de areca, boniatos grandes, troncos (individuales) de leña, lunas (meses), carne de caza, plátanos o escudos.

La palabra para “mano” en la lengua Bukiyip, anauwip, aparece en ambos sistemas para contar. En el sistema en base tres significa “seis” (6) ya que se cuentan los 5 dedos y la base del pulgar, mientras que significa “veinticuatro” (24) en el sistema en base 4, ya que se considera que se multiplica por cuatro cada uno de los seis elementos mencionados de la mano.

(…)

RAÚL IBÁÑEZ
“La insoportable levedad del TRES, o sobre la existencia de sistemas numéricos en base 3”
(cultura científica, 12.07.17)

18.7.17

madame tussaud

cultura bizarra

(…)

...Madame Marie Tussaud nació en Estrasburgo en el año 1761 en el seno de una familia asolada por la desgracia: no llegó a conocer a su padre y su madre se trasladó a Berna unos meses después de su nacimiento, en un intento de huir de los estragos de la Guerra de los siete años. La pequeña Marie insistiría después que la violencia de la orfandad temprana y la carnicería que asolaba Europa, tuvieron un efecto definitivo en su vida: a los siete años estaba tan obsesionada por la muerte como para tener pesadillas recurrentes que la fascinaban y aterrorizaban a partes iguales. No sólo se trataba de una curiosidad natural por lo inexplicable sino un verdadero interés enfermizo que no hizo más que aumentar y hacerse cada vez más morboso con el paso del tiempo. La pequeña Marie parecía sobre todo intrigada por el trabajo del Doctor Philippe Curtius, para quien su madre trabajaba como ama de llaves. El cirujano y anatomista se especializaba en esculpir con cera modelos anatómicos y era famoso en la ciudad por la delicadeza y belleza de su trabajo. La obsesión de Marie se hizo tan patente que Curtius decidió enseñarle el viejo oficio con la misma paciencia de un padre. No sólo se trataba de un lucrativo negocio — las efigies mortuorias se habían convertido en un símbolo de lujo — sino además, en un arte por derecho propio. Marie se convertiría no sólo en la aprendiz del médico, sino también en su más cercana asistente. La joven aprendía rápido y tenía una especial habilidad para el modelado: sus retratos en cera captaban facciones y también, cierta e indefinible emoción que Curtius insistía era “el espíritu mismo” del modelo. La confianza entre mentor y pupila llegó a ser tan profunda, que el doctor le confió los moldes de las cabezas de varias de las celebridades más conocidas de la época. “Pacientemente se ponían en manos de la hermosa artista”, contó Curtius en una breve carta a un colega. “Tiene una habilidad inquietante para captar la vida”, añadió.

Curtius ya era una celebridad en la Berna de la época por la exactitud de sus modelos anatómicos — con mucha demanda debido a la prohibición de usar cadáveres para la disección — y sobre todo, por sus detalladas y preciosistas máscaras mortuorias. Con la colaboración de Marie, el éxito se convirtió en una rápida sucesión de pequeños sucesos de enorme importancia simbólica. Para la joven Marie, posaron celebridades intelectuales y de enorme reconocimiento Universal, como Voltaire y Benjamín Franklin. Pronto, la muchacha creó toda una nueva percepción sobre el esculpido en cera que iba más allá del mero registro y retrato: había algo místico y semi ritualista en la forma en que la joven aprendiz captaba los rostros y además, le confería una particular importancia al mismo hecho de ser inmortalizado como parte del pequeño grupo de privilegiados que podían acceder al arte de Marie y el Doctor Curtius. Los bustos — de enorme belleza y detalle, tocados con pelucas naturales y en ocasiones, envueltos en ricos brocados — se volvieron un símbolo de la importancia y relevancia que llegó incluso a impresionar a las cabezas coronadas de Europa. Un raro y tétrico objeto del deseo que llevó a cautivar la imaginación de todo el continente.

Para 1765, la colección de Curtius y Marie era lo suficientemente amplia como para atreverse a exhibirla en público: el éxito fue inmediato. La primera exposición del científico se llevó a cabo en 1770, lo que atrajo una variada e interesada audiencia que convirtió la rareza artística en un éxito inmediato. En 1782 se abrió una segunda exposición en el Bulevar del Temple, titulada de manera pomposa “Caverne des Grands Voleurs”, precursora de la que sería la Cámara de los Horrores. La fama de Marie comenzó a eclipsar a la de su maestro o eso sugieren sus memorias, en las que insiste que la familia real francesa la invitó a Versalles en 1780 como profesora de arte de la hermana del Rey, Madame Isabel. No obstante, como otras tantas historias sobre la vida de la artista, se trata de una anécdota imposible de verificar.

(…)

Con la llegada de la Revolución Francesa, el mundo en que se desenvolvía Marie se transformaría en un escenario inquietante y sangriento. Poco antes que estallara la revuelta en las calles, Marie ya había realizado retratos para conocidos Nobles y aristócratas, entre quienes se contaban el ministro de finanzas de la Corona Jacques Necker, el hermano del rey Luis XVI, el duque de Orleans. Ambas piezas fueron exhibidas en público, lo que acrecentó la fama de la artista pero también, demostraría sus vínculos con la corona. El 12 de julio de 1789, ambas piezas fueron robadas y exhibidas por la multitud durante la protesta que desembocaría dos días después, en la Toma de Bastilla. Las obras de Marie fueron llamadas “símbolos de decadencia” y convertidas en motivo de escarnio. Poco después del comienzo del Reinado del Terror fue detenida e incluso sentenciada a muerte por guillotina por su “colaboración con los opresores del pueblo”. Marie permaneció encerrada en una mazmorra en la que “esperó la muerte sin temor” y llegaría a contar, que una profunda “y morbosa” curiosidad la atormenta durante las horas previas a la ejecución. Sin embargo, gracias a la intervención Collot d’Herbois — muy cercano a la familia de Courtois —  fue puesta en libertad. “La cercanía de la muerte me hizo más consciente de la vida y de su extraña belleza” declararía Marie, aún desconcertada por haber sobrevivido en medio del caos que se extendía por la ciudad.

(…)

cultura bizarra

Con la misma obsesiva dedicación que había brindado a la máscaras de jerarcas y celebridades de París, Marie y Courtois comenzaron a crear efigies de los condenados y decapitados que morían a decenas durante los juicios públicos que se llevaban a cabo a diario. Marie recordaría en sus memorias que de pronto, el arte y “y los límites tétricos de la muerte” llegaron a confundirse durante el “sanguinario comienzo de la Revolución”. La artista se asombró del fervor que despertaba el odio y el resentimiento en las calles de París y creó bustos y retratos que trataron de retratar lo que ocurría con una belleza tétrica que marcó su estilo. “El público se empezó a congregar en las calles demandando bustos de los ídolos del pueblo” contaría después.

Las reproducciones en cera de Louis XVI, María Antonieta, Carrier y Roberspierre que se guardan en el Museo Tussaud de Londres.

(…)

De pronto, las obras de Marie y Courtois dejaron de ser considerados símbolos de decadencia y se transformaron en una forma de reconocer el triunfo del pueblo en las calles manchadas de sangre. La exhibición de las figuras de cera con los rostros de los decapitados se convirtió en una especie de espectáculo público en el que se mostraba al pueblo los acontecimientos del día.

(…)

La artista llegó a contar en sus memorias — y al parecer, es uno de los pocos datos exactos que se incluyen en su larga visión sobre el pasado — que recibía las cabezas decapitadas “apenas separadas del cuerpo” y que debía realizar las máscaras “temblando de horror”. También detalló en más de una ocasión, sintió que estaba a punto de enloquecer de miedo y fascinación, a medida que la violencia se hacía más virulenta e incontrolable. “Llegué a creer que las cabezas de los condenados, me culpaban por sus horrorosas muertes”.

(…)

Finalmente, Marie y Curtius pudieron escapar del dominio de la revolución hacia Inglaterra. Para entonces, la Marie estaba obsesionada no sólo con la muerte sino con la noción sobre la trascendencia. Cuando 1794, Curtius murió, dejó su colección de obras de cera a su pupila, quién describió el obsequio “como un largo recorrido por el horror y lo temible en medio de lo hermoso”. En 1795, Marie contrajo matrimonio François Tussaud. Desde entonces conocida como Madame Tussaud.

(…)

AGLAIA BERLUTTI
“Marie Tussaud: La artista de máscaras mortuorias de cera. El horror y el arte, eternizados”
(cultura bizarra, 04.07.17)